SLEEP´N Atocha: un pequeño rincón con muchas historias que contar

Por | 21 marzo, 2017 | 0 comentarios

Lo tengo, empezamos. Siempre supe que él pondría en marcha un proyecto de este tipo. Así que no me sorprendió cuando me llamó”.

El año ha dado la vuelta y nos ha invitado a hacer jornada de reflexión. El día 7 de Marzo de 2016 el equipo del hotel cogía aire, conteniendo la respiración mientras las puertas de SLEEP´N se abrían por primera vez para dar la bienvenida a los primeros clientes.

Pero, ¿cómo empezó todo? ¿Cómo de la primera tormenta de ideas con preguntas como “¿Qué queremos transmitir?” o “¿Qué es lo que va a diferenciarnos?” surgió un concepto con un estilo y una presencia tan marcados? ¿Por qué SLEEP´N?

Hemos querido acercarnos a la Calle Doctor Drumen Nº 4, a sus instalaciones de líneas impecables  y, por su puesto, a su gente, para entender muchos por qués y responder a la pregunta de “Cómo empezó”.

05_marzo

“¡Buf! ¡¡Cuánto trabajo por hacer!!” fue el pensamiento compartido por unos cuantos valientes que habían decidido dejarlo todo y desplazarse (maleta en mano) a Madrid. Y ahí estaban, plantados delante de la fachada de un edificio de mediados del siglo XX con muchos nervios (y mucho polvo).

Pero supieron leer la palabra “Oportunidad” entre líneas. ¡Un edificio a tiro de piedra de Atocha! Tenían las paredes, el techo, el suelo, una excelente y privilegiada ubicación… Y lo más importante: un concepto bien perfilado, único y diferenciador en mente y muchas ganas en los bolsillos.

La reforma había comenzado y por delante quedaban cuatro largos años de trasnoches, madrugones y de darle la vuelta a los obstáculos para convertirlos en fortalezas y ventajas.

Cuando te enfrentas a ello vas perfilando los detalles en función de las posibilidades del edificio”. Y vaya si ofrecía esas posibilidades. Un establecimiento de ochenta habitaciones que se encontraba a pleno rendimiento de la forma más tradicional posible (sin lavabos planos ni colchones viscoelásticos… de WiFi ya ni hablamos) sólo podía rematar ese pensamiento de que, ante todo, era la Oportunidad la que guiaba los pasos en aquella aventura.

“Yo creo que lo más difícil fue empezar.”

Los protagonistas no sólo se enfrentaban a un reto de azulejos, iluminación y tecnología: el sistema de trabajo se encontraba obsoleto (sólo por el hecho de no contar con equipos informáticos la mitad de los deberes se encontraban sin hacer). La gestión de las reservas, la facturación… era primordial  desterrar el papel y el lápiz del día a día del hotel.

Las metas se fueron alcanzando y la reforma no dejó de avanzar. Las fases se cerraban progresivamente, el equipo humano se iba consolidando: ya quedaba menos para la apertura.

El cansancio de los días previos se hacía notar pero la adrenalina y la sensación de estar cerca de lograrlo empujaba los ánimos.

“Muy emocionante. Era el sueño cumplido, después de mucho esfuerzo.”

sleepinenero171

 SLEEP´N Atocha, juego de palabras entre su ubicación y su claim “Para soñar hay que dormir”, apócope del gerundio ingles “-ing” pero, ante todo, SLEEP’N es casa”.

Este espacio de diseño, relajado y distendido, abrió sus puertas un invierno de 2016 para recibir a sus clientes “como quien invita a unos amigos a cenar a casa”.

La relación con el huésped de SLEEP´N se basa en la cercanía. Elementos decorativos y funcionales dejan entrever que eso es así, como los mostradores abiertos (o el hecho de que uno de los artífices de este invento de vanguardia y confort se encuentre sentado siempre -con sus gafas– en una de las mesas del bar o de la sala polivalente.)

El diseño es uno de los principales reclamos del hotel. En el hall nos reciben sus ya míticos monos (Paco, Gustavo, Ambrosio y Mafalda, para más información). Son de la firma Seletti y cosa de Las2Mercedes, equipo de decoradoras que fueron poniendo ese punto de sintonía que se fue propagando a los diferentes espacios del hotel.

recepcion1322

Felipe Lindberg se encargó de los mostradores de recepción, Hisbalit de los azulejos del baño, Mambo Unlimited de la iluminación, Tabanda de las sillas del bar, Wonton de la imagen de marca y Creativersion (con Javier Torrijos a la cabeza) de darle un toque de magia a los detalles más sutiles -pero necesarios- de aquel conjunto de ochenta habitaciones : artistas y creativos que se unieron a ese “Manos a la obra” que fue poco a poco completando las piezas del puzzle de SLEEP´N.

“Creo que esta cercanía con el cliente es lo que nos diferencia. Esto, unido al diseño y al ambiente acogedor con los diferentes espacios como la biblioteca, el bar, las sesiones de cine, hacen que los clientes se sientan a gusto.”

SLEEP´N es diferente; lo percibimos a la legua. Desde antes de que sus puertas se abran para recibirnos con ese aroma diseñado especialmente para el hotel y que atrapa y arropa desde el principio (y engancha. Y mucho, doy fe de ello). Desde antes de que su equipo nos reciba con una sonrisa y desde mucho antes de sentarnos a relajarnos un rato mientras escuchamos una de las listas del Dj Diego Torres mientras degustamos un buen vino con frutos secos.

He basado el contenido de este post en una charla que tuve con Julia, Directora de Operaciones en SLEEP´N.

Hablar con ella siempre es una gozada. Desde ese primer día en que las dos bajamos la guardia de la formalidad profesional, nos sentamos y pude (me dejó) tirar un poco del hilo supe que nos íbamos a llevar bien.

Le hice un par de preguntas (unas cuantas más bien) y más que de sus palabras fue de su mirada y del entusiasmo con el que me iba relatando los comienzos de aquel hotel en el corazón de Atocha que entendí que ese alojamiento moderno, acogedor y con tanto detalle por todas partes era algo más que un hotel.

Enhorabuena por este primer año y por los muchos que queden por venir.

 

01_marzo

 

 

 

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*